Lebkuchen Guetzli (Galletitas de jengibre)


Llega el invierno y el horno nos pide a gritos que paremos, que le demos un respiro, que no lo agotemos pero lo que no entiende el amigo es que en tiempos veraniegos tiene ya sus vacaciones, en estas fechas se trabaja duro y sin compasión, así que sin pena ninguna lo encendemos y comenzamos a volar en el mundo mágico galletil.

Hoy vamos con unas galletas riquísimas, con una masa divina para trabajar con los mas chicos y deliciosa para regalar, fácil de hacer aunque lleva bastantes productos y duradera, si esta bien conservada, en una lata podemos guardarlas hasta seis meses o más, yo me comí galletas que tenían ya nueve meses y la verdad es que increíblemente no se notaba en absoluto que sean tan viejas.

Ingredientes:
Para la masa

420 gr de Azúcar morena integral (Jacutinga es la que yo uso)
1 dl o 10 cdas de Agua 
165 gr o 6 cdas de Melaza (miel de caña)
165 gr o 6 cdas de Golden syrup (o miel)
3 cdas gordas de Jengibre en polvo
3 cdas un poco mas gordas todavía de Canela
2 cditas chicas de Clavo de olor en polvo
500 gr de manteca (mantequilla) fria cortada en cubitos
1200 gr de Harina
2 cditas de Bicarbonato de sodio

Para la decoración
1 clara de huevo
250 gr de Azúcar impalpable
Unas gotas de jugo de limón




Preparación:

En una cacerola cocinamos a fuego mediano el agua, los azucares (azúcar, melaza, golden syrup) y las especias hasta que comienza a hervir , removiendo constantemente con una cuchara de madera para que no se nos pegue, llegado al hervor las azucares estarán bien derretidas, apagamos , retiramos de la hornalla y agregamos la manteca de a poco, vamos removiendo para integrar bien  y así hasta que esté todo bien unido y brilloso, agregamos el bicarbonato y removemos y por ultimo la harina. Yo hago este ultimo paso en la maquina porque es una masa re pegajosa y como es bastante uno necesita un poco de fuerza para hacer todo este proceso con una cuchara de madera, pero si ustedes no tienen el robot y tienen bastante musculatura, entonces ni lo duden en hacerla a mano.
Dejamos enfriar a temperatura ambiente , ponemos la masa en una bolsa plastica y a la heladera por dos horas o hasta que esté bien fría, yo amo esta masa porque la puedo tener varios días en la heladera y si me olvido de ella no pasa nada, es muy noble, no se ofende.
A mi me gustan estas galletas bien finitas, normalmente las uso entre 4 a 7 mm , bueno eso depende del tamaño de las galletas porque si quiero hacer las casitas de jengibre entonces haría las paredes del grosor de un centímetro mas o menos.




Ahora calentamos el horno a 200° y a galletear!!!

Con esta cantidad de masa les saldrán un arsenal de caballitos o un pueblo entero de casitas.


O una manada de ciervos o una discoteca llena de muñequitos o...
A las galletas chicas las hornee unos 8 minutos y los caballitos entre 10 y 12 mas o menos.

Para la glasa solo tenemos que batir la clara (traten de que sea un huevo fresco y no añejo, recuerden que la glasa no se cocina) con el azúcar y el jugo de limón, hasta que tenga la consistencia de una pasta de dientes mas o menos, se puede diluir un poquito aumentando unas gotitas de agua para poder manejarla bien. La ponemos en una manga, cortamos bien finita la punta y a decorar!

Sencillas y listas para regalar!



2 comentarios